miércoles, 10 de diciembre de 2008

Perdida

Es jodido admitirlo pero soy mi peor enemiga. Te pones contra las cuerdas, arrastras contigo a esa parte de ti que ves reflejada en los demás, y pum! ahí está el desastre, cumpliendo expectativas, te encuentras con el desengaño. Todo es válido, admisible y tratable mientras no entrañe ningún riesgo. Las aventuras, los peligros y los contratiempos, mejor en el cine. - Yooo, yo me considero una persona cercana, se puede contar conmigo. Creo que soy una buena persona - se dice la gente, pero en realidad, la peña, y es comprensible, tiene miedo al compromiso, y mucho más, si tiene que codearse con lo desconocido, teme lo que no sabe. Y no saber, es cerrar los ojos, es no querer ver, es una irresponsabilidad, sólo barajarnos con lo que nos han enseñado, lo que hemos querido entender, nadar en el agua donde estamos seguros. Estoy perdida en mi propia realidad.

1 comentario:

eva dijo...

Lo que desconocemos o la incertidumbre siempre frena, pero hay quien lo prueba y quien se queda con las ganas.
Respecto a que si pensamos eso de :"yo soy buena persona", pues te diré que yo sí que me considero buena gente, creo que hay gente peor que yo, pero no mucha sinó muchísima´. Sólo tienes que encender la TV y ver el telediario a la hora de comer, porque se te corta el apetito.
Un beso