domingo, 30 de noviembre de 2008

Hasta que pase la tormenta

¿por qué me abandonaste dejándome en medio de esta nada? ¿por qué no me dijiste que te ibas, sabes la lista de cosas que te hubises preguntado antes de tu largo viaje? Sólo tengo reproches para tí, a pesar de que no puedas escucharlos, de que no puedes notarlos. ¿Por qué no me tuviste en cuenta? ¿es que no sabes que quería irme contigo sin mirar atrás? Ahora, desde aquel tiempo a esta parte, intento sobrevivir con mi máscara humana escondiendo la huella de la ingratitud. Y en momentos como estos, quiero volver aquella habitación donde estabas tumbada, alejándote de la vida, cogerte de la mano, y volver a ser una mientras emprendemos el viaje.

3 comentarios:

Djuna dijo...

¿Existirán nuevas oportunidades? mira a ver.
Besos

dintel dijo...

A otra cosa...

Una más dijo...

esos reproches siempre quedaran ahi.. expresalos de otra manera, aunque no sea con ella, y cerás que de aqui a un tiempo, apenas tendrán fuerza... (en serio)

animo