miércoles, 19 de noviembre de 2008

Dosis

Voy a hacerme un burruño en el sofá, la manta por encima, la compañia de un libro; luz tenue, cálida. De fondo escucho a Bea trastear en la cocina, el ruido que hace el cuchillo cuando se clava y luego se desliza sobre la sabida textura chispeante de la cebolla, ella con su nariz enrojecida y los ojos húmedos. Las pastillas sobre la mesa, y la dosis de cariño que necesito.

4 comentarios:

dintel dijo...

Buen plan!!!

·Esteban· dijo...

Una forma sublime de expresar.. pido una Óda para la cebolla , y mas cariño para ti , las dos merecen mucho mas , pero bueno , es un comienzo
se puede ? , me gusta tu blog

*Laura* dijo...

Qué tal vas???. espero que mejor, que no me entere yo que no te cuida la canija eh!!!!.

Nel.la dijo...

Bueno, ya te dije que me pasaría por aquí con más tiempo... lo malo es que me lo he pasado casi todo leyéndote, se me ha hecho tardísimo y mañana tengo muchísimo trabajo que hacer... pero la verdad es que lo he disfrutado, quiero decir, no en el sentido de pasarlo en grande, sino que tu blog me ha conmovido mucho, porque a menudo era como si me leyera a mí misma: en unas cosas más y en otras menos, pero muy parecido.

La entrada que más me ha impresionado es la del día 13 de este mes... me siento tantas veces así, sin poder evitarlo... y es tan doloroso que me duele leerlo aquí también, en otra persona.
Y despúes he seguido leyendo y leyendo... vamos, casi todas las entradas...
...y espero sinceramente que las cosas te vayan cada vez mejor.

Un abrazo grazo del alma, de los de verdad, aunque por vía electrónica...

Espero que no te importe que te incluya en mis enlaces para seguir leyéndote.